miércoles, 25 de abril de 2018

El gigantesco oso Arctodus Simus, u oso de nariz corta

Como muchos ya sabréis, uno de mis animales favoritos es el oso en todas sus diferentes variantes. No se si serán ciertas las creencias en la reencarnación, debido a las cuales todos tenemos una predilección por animales o lugares ya que en ellos hemos vivido antes. Si esto fuera cierto, estoy seguro que en alguna otra vida yo he sido oso pardo, varias veces en la vida y seguramente en varios puntos de la historia. Bromas a parte, lo cierto es que es un animal que me fascina y gusta muchísimo.  

Este interés me ha llevado a leer durante estos días algunos aspectos de osos primitivos que quiero compartir con todos vosotros. No soy un especialista en la materia por lo que me voy a limitar a escribir lo que he encontrado en la wikipedia, copiado y pegado, algo que no me gusta en temas que controlo, pero llegado el caso pienso es lo mas oportuno. 

Normalmente se habla mucho del oso de las cavernas que existió en Europa, es la estrella de los osos primitivos, el mas mediático y conocido sin ninguna duda. Pero no fue el mas grande ni el mas fiero de entre todos los ursidos que poblaron la tierra en aquellos años. Había dos especies al menos verdaderamente gigantescas. Una poblaba América del sur y otra América del norte, la del norte que se extendía prácticamente por todo el área que hoy puebla el oso grizzly americano. Recibía el nombre de Arctodus Simus.

Imagen relacionada

El oso de hocico corto (Arctodus simus) es una especie extinta de mamífero carnívoro de la familia Ursidae. Fue el mayor oso y, más en general, el mayor carnívoro terrestre en los últimos 800 000 años. Era nativo de América del Norte y se extinguieron hace unos 12 500 años. Fue el mayor carnívoro terrestre de su días. En su madurez estos osos superaban los 1,6 m de altura en el hombro, 3,5 metros en posición vertical y pesaban unos impresionantes 745 kg.

El oso de hocico corto pertenecía al grupo conocido como los osos de tremarctinos, endémicos del Nuevo Mundo. El primer miembro del grupo es Plionarctos, que vivía en Texas, durante la época del Plioceno, hace entre 2 y 5 millones de años. Este género se considera como ancestro de Arctodus así como el oso moderno, Tremarctos ornatus. Aunque la historia temprana de Arctodus simus es poco conocida, es evidente que se extendió en América del Norte por Kansas (hace unos 800.000 años)..

El oso de hocico corto era nativo de América del Norte, desde el norte de las llanuras centrales de Alaska y Canadá hasta el centro de México, y de California a Virginia. Era el más común de los primeros osos de América del Norte, siendo más abundante en California.

Imagen relacionada

Un análisis de los huesos del oso mostró altas concentraciones de nitrógeno-15, un isótopo estable de nitrógeno acumulado por comer carne sin evidencia de ingesta de vegetación. A. simus era obligatoriamente carnívoro, y como adulto habría requerido 16 kg de carne al día para sobrevivir.

Según algunos autores era un depredador brutal que atacaba a los grandes mamíferos del Pleistoceno, con su gran fuerza física. Con el fin de reducir a su compañeros de la megafauna, algunos creen que este oso habría tenido que ser una criatura más robusta, con una densa estructura esquelética.

Alternativamente, el Arctodus pudo tener patas largas para reducir a los herbívoros del Pleistoceno. Sin embargo, en este escenario, en el oso un gran masa física sería desventajosa.

El oso de hocico corto tenía un esqueleto articulado de una manera que habría permitido giros rápidos, una capacidad necesaria en cualquier depredador que sobrevive matando a ágiles presas. Arctodus corría a un ritmo de movimiento como el de un camello o caballo, por lo que tenía más resistencia que velocidad.

De acuerdo con estos argumentos, el oso de hocico corto estaba preparado para ser un depredador activo, llevando a algunos a pensar que se trataba de un cleptoparásito, utilizando su enorme tamaño para intimidar a los pequeños depredadores como los lobos, Smilodon y los leones americanos.

Pudo ser principalmente carroñero, aunque su velocidad de 50-70 km/h y temibles armas naturales le habrían permitido cazar presas como los caballos o animales más lentos como los perezosos terrestres.

Recientemente, la investigación sobre la dieta del oso de hocico corto, sugiere que estos osos eran omnívoros..

Resultado de imagen de Arctodus simus

El oso de hocico corto se extinguió hace unos 12 000 años, tal vez en parte porque algunos de sus grandes presas se extinguieron antes, y en parte también debido a la competencia con los osos pardos, más pequeños, y omnívoros, que llegaron a América del Norte desde Eurasia. Su desaparición coincide con el desarrollo y la mejora de las técnicas de caza de los seres humanos en América del Norte; la presión de la caza también pudo haber contribuido a su extinción, tanto directa (la caza) como indirectamente (debido al agotamiento de otros grandes mamíferos).

No hay comentarios:

Publicar un comentario